¿Cómo educas a tus hij@s? Estilos educativos parentales, ¿en cuál estás tú?

Un estilo parental es un constructo psicológico que describe el conjunto de técnicas que utilizan los padres en la educación de los hij@s. Analizando diversas conductas podemos clasificar los estilos en cuatro grupos. No es necesario ser 100% de un estilo parental en concreto, muchas veces somos la combinación de varios . Normalmente, tendemos a aproximarnos más a uno de todos, y es ahí donde debemos empezar a fijar nuestra atención y ver lo que podemos hacer para tener una visión más amplia y acercarnos al mejor estilo educativo para nuestros hij@s. Hay padres que pueden utilizar combinaciones de estilos constantemente, por lo que no son exclusivos. Pero ello implica una baja consistencia, que tampoco es bueno para la educación de los hij@s. Es decir, si cada día utilizamos un estilo educativo diferente nuestros hij@s no sabrán que hacer y se hará mucho más difícil controlar ciertos comportamientos o expresar ciertas cosas.

Vamos a ponernos en materia y ver cuales son los estilos parentales más importantes:

Democrático: padres exigentes y receptivos

Son padres exigentes y receptivos a la vez. Le dan importancia al afecto y a las emociones de sus hij@s. Tienden a tener una comunicación fluida y fomentan mucho el diálogo. Son padres que dan más apoyo que consecuencias negativas, refuerzan a sus hij@s en cada pequeño logro y tratan de motivarlos en cualquier tarea que realizan. Imponen normas y límites de manera lógica y actúan en consecuencia a esos límites.

Este estilo dará como fruto a niñ@s que se valoran a sí mismo y que son competentes en muchos ámbitos. Tendrán confianza y unas buenas habilidades sociales.

Permisivo: padres más receptivos que exigentes

No exigen ningún tipo de comportamiento responsable a sus hij@s. Permiten que los niñ@s impongan sus propias normas. Son tolerantes y condescendientes. Dentro de este estilo, hay algunos padres que ponen límites, pero de manera inconsistente.

El resultado serán niñ@s con mala ejecución en muchas áreas de su vida, peor rendimiento escolar, les cuesta seguir las normas y esto provoca que muchas veces tengan problemas con terceras personas. Pero, estos niñ@s suelen tener unas buenas habilidades sociales, se relacionan de manera correcta y suelen ser muy empáticos.

Autoritario: padres más exigentes que receptivos 

Padres extremadamente exigentes y directos. No son nada receptivos. No consideran importante la parte emocional, no suelen comunicarse mucho con sus hij@s y preguntarles cosas sobre su vida. Apelan a la autoridad para cumplir las normas. Suelen usar frases como: “porque yo lo digo” o “lo haces y punto”.

Esto desembocará en niñ@s con una ejecución moderadamente buena, con un rendimiento escolar bueno y que seguirán muy bien las normas. Pero, son niñ@s con baja autoestima, puesto que no suelen reconocerse sus logros, y más tendencia a la depresión y la ansiedad.

Indiferente: padres poco exigentes y receptivos 

Es un estilo parental en que la paternidad o maternidad no es responsable. Baja implicación emocional sumada a falta de exigencia. Estos padres se rigen por la ley del mínimo esfuerzo. No se preocupan de las necesidades de sus hij@s ni se implican en la educación.

Este estilo parental es de los más perjudiciales, los niñ@s suelen desarrollar deficiencias a la hora de establecer vínculos emocionales, tienen escasa competencia social y muy alta dependencia.

Como habréis deducido ya, el estilo correcto es el democrático. Aquel en el que los padres y madres son cálidos y afectivos y apoyan a su hij@, pero también le imponen normas y límites claros. Aplican un control racional y exigen a los niñ@s la madurez propia de su edad. Son padres que muestran una buena comunicación y que son accesibles a las necesidades emocionales de los niñ@s.

Lo que tod@s sabemos es que muchas veces es imposible ser democrático todo el tiempo, en momentos de estrés, nervios y ansiedad podemos tender a ser más autoritarios. Y, otras veces, podemos ser más permisivos. La paternidad/maternidad no son matemáticas, nada es exacto totalmente. Lo importante de todo esto es que reflexionemos sobre el estilo parental al que predominantemente pertenecemos y tratar de acercarlo al máximo al estilo democrático. Trabajar la comunicación positiva, la asertividad, las normas y las consecuencias lógicas y, sobre todo, motivar mucho a los más peques en cada pequeño logro que realizan.

Criar a los hij@s no es fácil, pero cuando ya sabes como actúas y como actuar delante de ciertos comportamientos, verás que el problema nunca ha estado en ellos/as o en ti, como padre o madre, sino en la forma de enfocar los conflictos diarios.

Disfrutad del camino. Apoyaros en las personas que os hacen sentir bien y que están siempre para ayudaros. No sufráis si os equivocáis, sed flexibles con vosotros mismos y con vuestras parejas y/o padre/madre de vuestros hij@s. Animaros a vosotros mismos y motivaros.

Ahora que ya sabes todo esto, ¿a qué estilo parental perteneces? ¿Puedes hacer algo para aproximarte más al estilo democrático? Coge papel y lápiz y ponte manos a la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *