10 tips para gestionar tu Ansiedad:

Sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Todos tenemos preocupaciones y momentos en los que, inevitablemente, las situaciones nos sobrepasan. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad, con frecuencia, tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias.

Estos sentimientos de ansiedad interfieren con nuestras actividades diarias. Son difíciles de controlar, son desproporcionados y pueden alargarse en el tiempo. Con el propósito de prevenir estos sentimientos,  intentamos evitar ciertos lugares o situaciones y  acabamos condicionando  nuestra vida.

Ya que la ansiedad es uno de los males más extendidos, es importante saber que, cuando las situaciones  empiezan a desbordarnos es necesario acudir a un especialista para que pueda darnos las herramientas necesarias para gestionarla. La terapia cognitivo-conductual resulta muy útil y nos ayuda a cambiar  nuestros patrones mentales  y a trabajar de manera práctica para manejar esas situaciones que se nos hacen cuesta arriba.

Este post, es sólo una ayuda extra, para complementar y ayudaros a ir trabajando, de manera autónoma. Así pues, os dejamos estos 10 consejos para gestionar la ansiedad:

1. Entiende por qué y cuándo se desencadena:

Ir al origen, ¿de dónde viene esta ansiedad?, ¿cuál fue el detonante?, ¿en qué situaciones siento ansiedad?, ¿cuán intensa es esta ansiedad?…

Saber cómo, cuándo y por qué se desencadena la ansiedad es determinante para que podamos manejarla.

2. Deja de escanear tus síntomas:

La ansiedad suele ir acompañada de unos síntomas muy característicos como aumento de la frecuencia cardíaca, sudoración, falta de aire, etc. Focalizar nuestra atención en estos síntomas producirá un efecto contrario al que deseamos, hará que nuestra ansiedad aumente. Por tanto, es bueno conocer  los síntomas que se presentan cuando la ansiedad llama a nuestra puerta para poder trabajarlos, pero no te obsesiones ni te centres en ellos.

3. Si tus preocupaciones tienen soluciones, manos a la obra:

Darle vueltas en bucle a las preocupaciones que tenemos no las solucionará (haciendo siempre lo mismo conseguiremos siempre el mismo resultado). Así pues, si entramos en el espiral de los pensamientos y preocupaciones, pongámonos manos a la obra y anotemos cómo podemos solucionar esa situación que nos preocupa. Cuando tengas claro cómo hacerlo, toma acción. Si no lo haces, seguirás metido de lleno en la “rumiación” y, además, te sentirás mal porque no estarás haciendo nada para solucionarlo.

4. “Despacito y con buena letra”:

Aprendamos a hacer las cosas con calma. No  nos agobiemos y hagamos todo corriendo porque, muy probablemente, las prisas acaben por conducirnos a hacer algo de manera incorrecta. Relajémonos y preparémonos para resolver las cosas de manera tranquila y organizada.

5. Anótalo todo:

Nos estresa tener muchas cosas en la cabeza. Una de las mejores formas de “sacar” esos pensamientos es dejándolos por escrito en algún lado. Sería recomendable llevar una libretita o agenda pequeña e ir apuntado allí todas las cosas que nos ocurren y preocupan, con el fin de que cuando las plasmemos podamos dejar el tema a un lado hasta que, voluntaria y conscientemente, decidamos que queremos ocuparnos de ello.

6. Nada es tan terrible:

Hablémonos a nosotros mismos con optimismo y amor. No todo es catastrófico. Trabajar los pensamientos es fundamental para gestionar la ansiedad y para tener una buena salud mental. Cambiemos nuestro discurso, démosle la vuelta a las cosas y observemos su lado bueno. 

7. Practica la relajación…y déjate llevar:

Saber relajarse es muy importante. Busca tus momentos de relax y desconexión (aunque sólo sean 5 o 10 minutos diarios). Relájate, medita, déjate llevar por el momento presente. Para conseguir meditar tenemos que ser conscientes de nuestro cuerpo, un buen método es centrarnos en la respiración y visualizar como entra y sale el aire de nuestro interior y como nuestro cuerpo se mueve a su compás. Dejemos que los pensamientos entren y salgan sin retenerlos, ahora no es momento de pensar es momento de sentir a nuestro cuerpo.

8. Lleva una vida saludable:

Tener una vida saludable a todos los niveles es imprescindible para que nuestros niveles de ansiedad se rebajen. Es importante tener una alimentación equilibrada, hacer deporte o salir a caminar, así como, relacionarte con tus amigos/familiares. Mantente activo física y mentalmente.

9. Organización:

Vivir en el caos no ayuda a gestionarnos. La organización del espacio en el que estamos (trabajo, casa, etc) y/o llevar una agenda y  planificar nuestro día, son sencillas acciones que nos ofrecen control y seguridad y, por lo tanto, menos estrés y ansiedad. 

10. Dibuja tu ansiedad y llévala contigo. Tomarte con humor la situación te da control:

Siéntate y dibuja cómo te imaginas que es tu ansiedad (un monstruito pequeño de color negro, por ejemplo). Da rienda suelta a tu imaginación. Puedes llevar el dibujito contigo y, cada vez que la sientas, mirarlo o imaginar lo que habías dibujado. Te hará tomar distancia del momento ansioso y le acabarás añadiendo un toque de humor con ese personaje que habrás creado. Es muy importante para darle la vuelta a la situación e ir desmontando poco a poco esos estados ansiosos.

Y hasta aquí nuestros mini consejos de hoy. Sabemos que la ansiedad es un problema en auge que condiciona mucho la vida de los que la padecen. Con estos post tratamos de llegar y ayudar al máximo de gente posible, aunque sea con una pequeña contribución que los ayude y los empuje a moverse. Y, como decimos siempre, supervisado y con la ayuda de un profesional cualificado. Tratar un trastorno de ansiedad lleva tiempo y hemos de estar en buenas manos

Os recordamos que desde KAVUREY abordamos este tipo de problemáticas con una alta efectividad, de manera presencial o virtual. Si crees que podrías estar inmerso en una situación que requiera ayuda de un profesional o conoces a alguien que pueda necesitarlo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *